“Perro no come perro” pretende, más que denunciar, lo que sería demasiado pretencioso, simplemente mostrar los excesos de la prensa. Montajes, manipulaciones, mentiras, errores o formas poco honestas de ejercer lo que muchos consideramos “el oficio más bonito del mundo”. Sin ningún ánimo de dar lecciones, sólo de exponer prácticas, en mi opinión, dudosas o reprobables, este ejercicio de análisis tiene como objetivo conocer mejor el periodismo que se hace en España.