La venganza de Sostres

sostres
Salvador Sostres

Decía esta semana el ‘Cholo’ Simeone, refiriéndose a la final de la Champions, que no le gusta la palabra “revancha” o “venganza”. Argumentaba que tiene un componente negativo y que él prefiere llamar al nuevo enfrentamiento contra el Real Madrid, dos años después de aquella derrota en Lisboa, “nueva oportunidad”. La filosofía ‘cholista’, aplicable para muchas facetas de la vida, no puede estar más alejada de la que practica a diario Salvador Sostres, provocador e insultador a sueldo, célebre por ‘perlas’ como estas, así como por ser pillado en una pausa publicitaria confesando su gusto por las niñas de 17 años, que “aún no huelen a ácido úrico”.

La venganza que no le gusta a Simeone es la que Sostres ha consumado  contra David Jiménez, el ya exdirector de ‘El Mundo’. Lo ha hecho con un abyecto artículo, que rezuma rencor por los cuatro costados, y que ejemplifica a la perfección como la máxima periodística que da nombre a este blog –“perro no come perro”– es cosa del pasado.

Para entender la historia hay que remontarse a junio de 2015. El entonces flamante director del diario de Unidad Editorial decidía prescindir del polémico articulista en una de sus primeras medidas al frente del periódico. El despedido, que sólo dos días después fichaba por ‘ABC’, donde continúa actualmente, pareció tomarse con deportividad la destitución: “Por mucho que el nuevo director no me quiera en ella, siempre consideraré que ‘El Mundo’ es mi casa. No hay reproche ni rabia“.

Es más, incluso tenía buenas palabras para David Jiménez: “Continúo pensando que ‘El Mundo’ acierta poniendo a un director joven, integrado a las redes sociales, con experiencia como corresponsal, y capaz de abrir el periódico a nuevas sensibilidades. Continúo pensando que haber nombrado a David es audaz, y que dentro de unos años la mayor parte de los directores de periódico de Europa se parecerán más a él que al modelo de lo que hasta ahora ha sido el director clásico”.

Pero el Sostres menos Sostres ha durado poco. Tras masticar durante un año su despido, ha visto la oportunidad pintada para ajustar cuentas. Y es que ahora es David Jiménez el fulminado como director de ‘El Mundo’, diario a la deriva con un ERE y tres directores (Casimiro García-Abadillo, David Jiménez y, ahora, en funciones, Pedro García Cuartango) desde que pusieran en la calle a Pedro J. Ramírez hace dos años y medio.

Con el cadáver todavía caliente, Sostres se ha despechado en su blog de ‘ABC’ con un desahogo en forma de artículo en el que hace trizas al que fue su ‘verdugo’. “David Jiménez vino a dar lecciones de periodismo y tras doce meses de populismo y debilidad mental ha dejado a la deriva al periódico al que tuvo la petulancia de querer salvar, y ha provocado un ere de 65 personas”, comienza su ‘vendetta’.

david-jiemenez
David Jiménez

En una columna titulada ‘David, ¿no vas a disculparte?’, afirma: “Te hemos dejado trabajar sin decir ni una palabra, David. Te hemos dejado encumbrar a la cochambre llorica del periódico sin rechistar. Hemos asistido a cada uno de tus ridículos artículos de director menguante en escrupuloso silencio. Has degradado el periódico con fichajes tan infames como el de Ana Pastor, y no hemos dicho ni una palabra. No puedes quejarte. Lo has tenido todo a favor. Nadie te ha saboteado. ¿Y ahora qué? Ahora que tu gran lección de periodismo ha resultado ser este solar arrasado, ¿tienes alguna otra lección que darnos? ¿Alguna torre te queda en pie para hacer de vigía del periodismo moderno?”.

“¿Pedirás disculpas, David? No a mí, que visto lo visto hasta me hiciste un favor echándome. Me refiero a ‘El Mundo’, me refiero a sus periodistas, que han visto cómo te cargabas su periódico, y sobre todo a los que vas a dejar en el paro. Tú que querías un periodismo tan cercano, ¿hablarás una por una con las personas que van a perder el trabajo por tu culpa, ni que sólo sea para saber qué harán a partir de ahora? ¿Les recomendarás algún buen restaurante asiático en Madrid, de esos a los que ‘nunca nadie te ha llevado’? Tú que tanta humildad me recomendaste, ¿reconocerás que no has dado la talla, y que tus lecciones no llevaban a ninguna parte?“, pregunta.

“No. No lo harás. Eres demasiado arrogante. Estás tan persuadido de tu superioridad moral, que ni te queda mirada para ver el inmenso reguero de carreras estropeadas que dejas tras tus pasos. No tendrás ni la humildad ni la hombría de disculparte, a pesar de todo el daño que has causado. Todo lo contrario. Desde que se supo la noticia de tu cese, empezaste a decir que te han echado porque intentabas ‘centrar’ a ‘El Mundo’, cuando lo que has hecho ha sido desprestigiarlo, arruinarlo, y entregarlo a la podredumbre intelectual del populismo, del sextismo y del retrete moral de la España de la checa”, señala.

“¿Por qué hay gente que nunca sentís la necesidad de disculparos? ¿A cuántas familias tenéis que dejar sin sustento estos pedantes para empezar a pensar que algo habéis hecho mal? Los parados que tú dejas, David, ¿serán también culpa de Rajoy? ¿Cuánta ruina esperas causar para que por fin la culpa deje de ser de los demás? David, de verdad, ¿no vas a disculparte?”, vuelve a preguntar..

“No hubo ni hay rencor. Lo que hay es una profunda tristeza por el resultado. Por el penoso resultado. Por las 65 personas que perderán su trabajo, víctimas de tu absurdo creerte más listo que los demás, cuando en realidad, a la mayoría de los que en ‘El Mundo’ has querido aleccionar o marginar, no les llegas ni a la suela del zapato. Y me duele especialmente que sea por culpa de alguien tan inconsistente, tan banal y tan poca cosa como tú, David. Eres el museo de todos los tópicos de la corrección política, con ese totalitarismo de fondo que tanto os va. Todo te lo dimos para que triunfaras y has sido con diferencia el peor director que el periódico ha tenido, y quien más lo ha perjudicado. Después de tantas lecciones, ¿tendrás alguna humildad? Después de tanta arrogancia, ¿reconocerás que estabas equivocado? Tú que tanto y tan absurdo reportaje social nos hiciste tragar, ¿compartirás tu jugoso finiquito con tus pobrecitos? ¿Te podremos reclamar alguna de las moralinas con las que intentaste sermonearnos?”, añade.

Sin entrar a valorar la labor de David Jiménez como director, ¿era necesario expresarlo con tanto odio y resentimiento?, ¿era necesario vengarse con esa brutalidad? “En la vida no hay revanchas, sino nuevas oportunidades”, explicaba el ‘Cholo’. Sostres ha perdido la suya de quedarse callado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s